Ante todo mucha calma

Ante todo mucha calma

Vivir relajad@ puede ser tu forma de vida. Relajarte te ayuda a disfrutar de aquí y ahora, a mejorar tu creatividad, a relacionarte con los demás desde la tranquilidad, a descansar mejor, a tomar decisiones más centradas y enfocadas.

Para relajarse es necesario tomarse espacios personales que te regeneren, aquí van algunas sugerencias:

1. Lo que más ayuda a silenciar tu mente de todo tu cotidiano es habitar tu cuerpo. Una buena forma de iniciar tu día es estando en contacto contigo físicamente: puedes hacerte un automasaje facial, o en los pies, o en los pechos. Haz algo que disfrutes y te conecte a ti. Incluye aceites esenciales como: YLANG YLANG, GERANIO, INCIENSO, MIRRA, VETIVER.

2. Practica yoga, baila, ves a caminar. Que sea una actividad física que te guste. Que te mueva el placer. Puedes acompañar estos paseos o cualquier actividad matutina con aromas cítricos (siempre poner en zonas que no toque el sol): BERGAMOTA, POMELO, MANDARINA, LIMÓN. Purifican y alegran.

3. Incluye la naturaleza en tu Vida: pasea o enciende tu difusor con aceites esenciales de ABETO, EUCALIPTUS, CIPRÉS, SALVIA, ROMERO, ALBAHACA, LAVANDA, MENTA, HIERBABUENA, ENELDO.

4. Enriquece tu comida con cúrcuma, jenjibre  y/o suplementos nutricionales que te regeneren aquellos nutrientes que pierdes con el estrés o la edad. SUPER CAL o MEGACAL de Young Living son excelentes pues llevan magnesio y manganesio entre muchas otras cosas. GOLDEN TURMERIC es otra opción maravillosa para tomar cúrcuma con un toque de rosa y mango que puedes diluir en leche vegetal para empezar o terminar el día.

5. Descarta alimentos que estresan tu cuerpo: azúcares, lacteos, gluten. Puedes comer bajas de Goji, frutos secos, fruta, beber NINGXIA RED (rico en vitaminas, minerales). Es muy antioxidante.

6. Haz detox de pantallas durante el fin de semana. Desconecta de tu móvil antes de cenar y no lo mires hasta la mañana siguiente. Relaja los estímulos. Baja la luz. Disminuye tus actividades, tu ritmo. Necesitas tiempo para ir bajando. Conecta con la quietud del atardecer, de la puesta de sol. Respeta tu ritmo circadiano conectado con la luz solar. En invierno es necesario retirarse antes de la actividad diaria. Enciende un difusor de esencias especial para cuando llegues a casa. Elige un aroma o varios entre éstos: SÁNDALO, COPAIBA, VAINILLA, NARANJA, CEDRO, CANELA, CLAVO, NUEZ MOSCADA, PIMIENTA NEGRA (ideales para otoño). Puedes elegir una combinación para ese momento que te haga asociar ese olor con LLEGAR A CASA. Eso te ayudará a relajarte. También hay mezclas ideales en YL como: PEACE AND CALMING, STRESS AWAY, TRANQUIL.

7. Lee antes de dormirte: un libro ayuda a concentrar la mente y dejar de pensar. Antes de empezar realiza tres inhalaciones de tu aceite de descanso preferido: PALMAROSA, PACHULI, MANZANILLA ROMANA, PICEA NEGRA (Northern lights), cualquiera que te relaje.

Menos es más. Para cuidarse es necesario tiempo. Para ello es imprescindible generarse ese espacio, incluirlo en tu día. Es una cuestión de prioridad. Siempre podemos contar con el tiempo, pues siempre lo tenemos. Está en tus manos elegir a qué lo dedicas. Primero siente que deseas para ti y redirige tus actividades a lo que realmente importa: TU.

Todavía no hay comentarios

Publica un comentario